premio max
noticias

Txontxongillo taldea, títeres de oro

25 Febrero 2021
Txontxongillo taldea, títeres de oro

Txontxongillo Taldea surgió hace cincuenta años «fruto del amor» de sus fundadores, Enkarni Genua y Manolo Gómez, al euskera, a Euskadi, a la naturaleza y, sobre todo, a infundir valores entre los niños. Con ellos, generaciones de vascos han crecido y se han educado junto a personajes como Erreka Mari. Seguro que bastantes estarán en la celebración de estas bodas de oro, «de mucho trabajo, pero también de mucha suerte», el domingo en el Victoria Eugenia y donde Genua será reconocida como socia de número de la Real Bascongada de Amigos del País.

Pero es otro amor el que da comienzo a esta historia en la década de los 60 del siglo pasado, el de dos directores de sendos grupos teatro amateur, uno de chicos y otro de chicas, que comenzaron a salir y decidieron juntar sus compañías y crear el Grupo de Teatro de Los Luises del Antiguo de San Sebastián. Fue allí donde se conocieron Enkarni y Manolo. Se hicieron novios, se casaron y tuvieron hijos.

Cuando escolarizaron a su primera hija optaron por una ikastola, con el handicap de que ninguno de los dos sabía euskera. «Como buenos padres decidimos aprender un poco», recuerda Genua. Enseguida vieron que «se trataba de una lengua que era un bien cultural de este pueblo, que estaba en una situación difícil». Se involucraron en la dinámica del centro y para el primer ´jaialdi´ se ofrecieron a participar con unos títeres que habían utilizado en alguna obra y su euskera vacilante. «Fue una novedad. En ese momento no existía apenas nada», comenta la pareja. El boca oreja fue de ikastola en ikastola y así empezaron a recorrer el país.

Era 1971, y ahí nacieron sus primeros personajes, Leire y Eneko, con un guion muy básico. La única referencia que tenían era la de ´Colorín´, con el chico que salva a la chica del peligro... Desde entonces han sido cerca de una treintena espectáculos los que han estrenado, algunos de ellos todavía en su repertorio como ´Erreka Mari, Euskalerriko azken lamina´ (1978) o ´Printze txikia´ (1983). Durante mucho tiempo, cada año presentaban una obra «siempre en euskera y nos han entendido siempre, incluso en Ablitas».

Afición

En esos primeros tiempos, para Genua y Gómez Txontxongillo Taldea era una afición, ella estudiaba, es licenciada en Deusto en Filosofía y Letras, y el seguía con su trabajo en la Caja de Ahorros Provincial. Los fines de semana era cuando se dedicaban de lleno a sus títeres. Conscientes de que tenían que formarse, primero fueron a Barcelona y luego a Charleville, en Francia, donde había un macrofestival. «Fue nuestra escuela. Ahí aprendimos la variedad y la grandeza de este mundo».

También aprendieron que se podían romper las normas tradicionales, y en 1978, cuando nació Erreka Mari, decidieron abandonar la estética del teatrillo o castelet, pequeños cajas portátiles, y apostar por ocupar escenarios mucho más amplios. Con ello sus espectáculos crecieron, como en el caso de la historia protagonizada por la última lamia que llegó a convertirse en una ópera infantil, además de ser protagonista de un cuento.

El desarrollo de las casas de cultura, la aparición de los tres festivales de Bilbao en 1981, Tolosa y Bergara después, y la inauguración del Topic han sido fundamentales, en su opinión, para el desarrollo de su trabajo. Genua, además, ha formado en la materia a muchos profesores actuales.

De estos cincuenta años, Segura, que dirige el Teatro Estudio de Donostia, destaca el mimo que han puesto en los montajes. «Nos han solido preguntar ¿pero todo esto para unos niños? La respuesta es que a los niños era a los que más había que respetar. A parte de divertir a los niños y divertirnos nosotros estábamos cubriendo un hueco cultural». También se han preocupado por el aspecto pedagógico y en sus espectáculos «las chicas son compañeras no unas pobrecitas, los chicos no son héroes y los malos no lo son tanto. Además nos hemos preocupado por mostrar la naturaleza e incidir en el respeto al diferente y olvidarse de los prejuicios. A través de los títeres los niños interiorizan los valores».

La música ha tenido un papel fundamental en sus trabajos con piezas de Aitor Amezaga o por la propia Enkarni con arreglos del compositor, que ha sido uno de sus grandes colaboradores. Porque ese es otro de los aspectos que incide esta pareja, la ayuda que han tenido a su alrededor, desde carpinteros a herreros o decoradores, «hemos tenido mucho cariño».

Más allá de Erreka Mari, el personaje que lleva en Txontxongillo Taldea más de cuarenta años, hay otro, Mariona, al que Enkarni Genua se siente muy apegada «y al que los niños adoran» porque «tiene magia». Durante el confinamiento, la mascota que diseñaron para el Topic de Tolosa ha acompañado a la pareja de titiriteros donostiarras en su casa. Allí, Genua grabó 16 pequeños sketch para niños «que cada vez viven antes la preadolescencia», que el centro dedicado a los títeres colgó en su web para que los más pequeños estuvieran entretenidos.

compartir:
rss facebook twitter


consultas recomendadas:
escenamateur
C/ Pintado Fe, 11. 33930 langreo asturias
presidencia@escenamateur.org
actividad subvencionada por el ministerio de cultura:
Ministerio de Cultura
MIEMBRO DE:
CIFTA AITA
colaboran:
sgae sg artes femp